The Legend Of Zelda: Breath Of The Wild

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Después de 31 años que Shigeru Miyamoto y Takashi Tezuka crearan una de las mayores sagas de los videojuegos, llega junto al estreno de la consola Nintendo Switch una nueva aventura de link llamada The Legend Of Zelda: Breath Of The Wild, después de sacar a la luz su increíble tráiler se volvió uno de los videojuegos más esperado.

La historia de ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ da comienzo con Link despertando de un sueño de cien años. Desorientado y con la única ayuda de una voz que le guía en sus primeros pasos, el protagonista de esta historia empieza a ser consciente de que el mal reina en Hyrule y de que, tal y como ya intentó cien años atrás con la ayuda de la princesa Zelda y de otros cuatro elegidos, deberá acabar con él.

Este es el punto de partida de un Zelda que viene con ganas de romper esquemas, por la razón de que ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ es un sandbox. Nintendo ha decidido probar suerte en este terreno y, por primera vez en la historia de Zelda, la libertad de acción en un enorme mundo abierto es total desde el primer minuto. Un mundo gigantesco que en sí mismo es una mazmorra repleta de enigmas por resolver y que, a su vez, esconde otras mazmorras, santuarios y pruebas de todo tipo.

Será aquí donde experimentaremos por primera vez una sensación que no nos abandonará durante todo el juego: la de que hemos hecho muchas cosas pero que, a la vez, no hemos visto nada.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es un juego capaz de despertar esa cálida sensación de maravilla y descubrimiento que llevamos en nuestro interior. Su mundo respira vida. Subir una montaña con el sol poniéndose en el horizonte para descubrir un lago, observar una verde llanura salpicada de flores de vivos colores que se pierde en el infinito o trepar por un gran árbol sólo para comprobar qué se ve desde su copa, qué se siente, son unos pocos ejemplos de lo que vamos a poder (y querer) hacer.

Conoceremos a muchos personajes también. Desde viajeros hasta vendedores, agricultores, guardias, niños, Podremos entablar conversaciones con todos ellos y, si decidimos escuchar lo que tienen que decir, nos haremos una mejor idea de su forma de entender todo lo que está sucediendo a su alrededor. Muchos de ellos nos darán misiones secundarias, y otros nos ofrecerán pistas que podrían llevarnos hasta objetos buscados, pruebas heroicas y más.

El videojuego obliga entrar más a fondo, para poder entender la historia y sus mecánicas, no solo se trata de ir corriendo de un sitio a otro, o de hablar con cada personaje que se cruce en el camino. De hecho, el simple acto de correr, nadar o escalar tiene un coste que viene determinado por un medidor de resistencia.

A diferencia de los corazones que determinan el nivel de salud de Link, no veremos el indicador de resistencia en la interfaz, sino que aparecerá sobre Link cuando llevemos a cabo una de estas acciones y se irá agotando hasta dejar al personaje exhausto si no paramos antes. Si tenemos enemigos cerca quedaremos expuestos, si estamos en el agua nos ahogaremos, si estamos escalando una pared muy alta caeremos al vacío. ¿Solución? Aumentar la resistencia de Link, lo cual se lleva a cabo rezando en unas determinadas estatuas repartidas por el mapa. Pero todo tiene un costo no sólo deberemos pagar por conseguir esta mejora, sino que en cada ocasión deberemos elegir entre aumentar resistencia o salud. Y claro, esa elección condiciona la forma en la que vamos a afrontar las siguientes horas de juego.

Si subimos sólo la resistencia podremos escalarlo todo, correr o nadar durante mucho tiempo sin cansarnos, pero cuando nos topemos con enemigos de alta dificultad nos tumbarán en un abrir y cerrar de ojos. Por otro lado, si decidimos mejorar siempre nuestra salud, la poca resistencia de Link nos complicará mucho las cosas.

Es más, los enemigos del juego tienen sus propias características independientemente del nivel de salud, equipo o resistencia de Link. Es decir: si en las primeras horas nos dirigimos a una zona que, por casualidad, está plagada de monstruos con muchos puntos de salud y fuerza, morderemos el polvo sin compasión. El juego no se guarda nada en este sentido: si un enemigo es mucho más fuerte que tú vas a morir de un solo golpe; si no puedes ir por un sitio te vas por otro y ya volverás cuando estés preparado.

 Este planteamiento está presente desde el principio del juego, si uno quiere, puede ir a luchar contra el enemigo final nada más empezar el juego. La misión está ahí desde el principio, pero dirigirse al castillo de Hyrule a las pocas horas de juego y sin estar bien equipado es un suicidio. Para que se hagan una idea más clara de esto yo decidí ir al castillo de Hyrule por el enemigo tras unas 37 horas de juego, y no fue un camino de rosas, precisamente, antes es muy recomendable realizar las misiones primarias y secundarias, equiparse bien con armaduras y armas, con un buen nivel de salud y resistencia, y lo más importante saber bien los patrones de los controles como por ejemplo saber esquivar en el momento adecuado para un contraataque.

La entrega de The Legend Of Zelda Breath Of The Wild, es un videojuego bastante extenso y muy entretenido, el cual se disfruta de principio a fin, su nivel de dificultad es muy variado, dependiendo la zona en la que te encuentras, sus santuarios por ejemplo su dificultad aumenta en cada uno de sus diferentes acertijos. La liberación de las bestias no es nada fácil ni si quiera llegar a ellas lo es.

En conclusión, The Legend Of Zelda Breath Of The Wild es un juego que tiene de todo: historia, narrativa, el trasfondo de las anteriores entregas, los personajes, la acción, la calma, el encanto y la controversia por la nueva consola, y si eres un amante de la saga de The Legend Of Zelda, sin duda alguna Breath Of The Wild se volverá uno de tus videojuegos favoritos, y te alegrara saber que ya están trabajando en la secuela de esta gran aventura de link, de la cual esperamos tener más detalles muy pronto.

(Visited 96 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *